No Sabiendo

Sólo busco divertirme, información, compartir cosas sobre ciencia, aves y demás bichejos, evolución y foticos…

  • Archivos

Archive for the ‘aves’ Category

Viaje Pirineos-día 3º: Pirineo Navarro(III). Embalse de Irabia.

Posted by joselez en 28 marzo 2010

Posted in aves, naturaleza, Pirineos, plantas, vacaciones | 4 Comments »

Escapada de FIN de AÑO en EXTREMADURA

Posted by joselez en 19 febrero 2010

Hola, buenas… aquí estamos, otra vez en marcha. Esta vez voy a revivir con vosotros la salidita de fin de 2009 y principios del 2010. El destino fue Extremadura, tierra hermosa que ya habíamos visto algunos compañeros de viaje como Javi y Rufo, y yo mismo, solo que esta vez iba a ser en Badajoz, y no en Cáceres, como en esta otra ocasión. Como véis, en esta parte del viaje, que era Ciudad Real (os recuerdo que veníamos de Murcia), estaba todo bastante inundado. Daba un poco de miedo, porque hacía bastantes días que estaba lloviendo por aquí, y se habían salido los ríos. Estas imágenes corresponden al Guadiana y a algún afluente. Comprenderéis que para unos seres acostumbrados al secano total, el que nos lloviera el correspondiente a casi un año en el camino, nos agobiaba bastante…




Y así seguimos, viendo los efectos de la riada en álamos, chopos, fresnos, olmos e incluso quejigos… ¡Y el agua corría bastante!

Por las faldas de las montañas veíamos ya la típica vegetación del matorral mediterráneo… y es que no en vano pasábamos cerca del Parque nacional de Cabañeros.
Más imágenes desde la carretera…menos mal que no era yo el que conducía, porque iba tomando las fotos en marcha!
No sé si habíamos llegado ya a la provincia de Badajoz, ya estábamos en tierra de dehesas; en ese momento estaba lloviendo a cántaros, y de pronto… ¡¡TACHÁÁÁN!! Las primeras grullas, protagonistas de esta entrada:
Esta fue la mejor foto que pude sacar (imaginaos, paramos el coche pero caía una buena cortina de agua); así que, después de la emoción, seguimos.
Ya en la provincia de Badajoz, cerca de Puebla de Alcocer (ved más abajo qué castillo más hermoso tiene) pasamos de largo, después de comer allí un rico jamón y queso del lugar, y se puede decir quecorríamos hacia la tormenta. Y es que llevaba lloviendo unos nueve días, sin parar, y no había muchos indicios que permitiesen vislumbrar lo contrario. Y si no, observad el cielo que había en ese momento:
El Castillo de Puebla de Alcocer, y los alrededores ¡había cigüeñas! Yo ya había leído que algunas se quedaban en invierno, pero no me esperaba a tantas como vimos durante todo el viaje.
Al lado (a la derecha) estaba el Convento de la Visitación, de fachada plateresca… (esta foto no es mía)¡y con cigüeñas! Aquí ya salió el sol, dejó de llover durante un rato… y eso nos mostró unos preciosos paisajes del campo en Extremadura.
Ya nos acercamos al Embalse del Zújar, que era donde habíamos reservado la casa rural, y que nos gustó bastante.
Detalle de los musgos y líquenes que podíamos ver por allí:
Varios musgos: Pleurochaete squarrosa con Bryum sp. y un líquen, Cladonia (probablemente pyxidata).

Vistas del embalse con algo de luz del atardecer:

Aquí un personajillo de 5 meses que era casi más grande que todos nosotros, un mastín llamado Martín.

A la mañana siguiente fuimos por el camino de las Golondrinas, como no había recomendado el buen amigo Atanasio, para ver aves esteparias.
Los regueros de agua por todas partes, indicaban que el suelo no podía aceptar más agua, estaba saturado, rezumante.

De aquí hay mucho que decir, y es que son unas extensiones alucinantes, los Llanos de La Serena. A mí me encantaron. Lo bueno es que a pesar del viento gélido que nos quería tumbar cuando salíamos de los coches, vimos avefrías, chorlitos dorados, cigüeñas y ¡sisones! Yo no había visto nunca, así que supuso una verdadera ilusión, aunque fuera a mucha distancia (son muy asusustadizos). Ah! y también alondras, cogujadas montesinas y calandrias.

Avefría (Vanellus vanellus) y Chorlito dorado (Pluvialis apricaria), dos de nuestros visitantes invernales, que se cuentan por miles, en la Península.

Paisaje típico de los de allí, donde estaba el tiempo algo jodío, como podéis ver.

¡Tachááán! Aquí os presento a mis amigos los sisones (Tetrax tetrax). Sé que no parecen otra cosa que bolicas blancas y marrones pero… ¿qué queréis? ¡Estaban muy lejos! En realidad íbamos buscando a sus hermanas mayores, todo hay que decirlo, las avutardas (Otis tarda), pero a falta de pan, buenas son tortas. A la próxima será la vencida…

Las dos son especies que han visto mermados sus efectivos, debido sobre todo a la reducción de su hábitat (estepas y llanos) y las molestias ocasionadas por la gente (como los cazadores, vimos unos cuantos), ya que son aves asustadizas. También en el caso de las avutardas, los tendidos eléctricos, ya que al ser la mayor ave voladora (la que más pesa de Europa, es como un pavo), maniobra con dificultad en vuelo, y existe una alta mortandad por este motivo.

Los sisones y Avutardas aparecen como Aves de Interés especial según el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, según la comunidad son sensibles a la alteración de su hábitat, están en peligro de extinción o son vulnerables. Creo importante decir que Extremadura es uno de sus santuarios en la Península, y que España alberga la mitad de individuos de la especie ¡nada más y nada menos! así que, cuando la gente dice que estos campos son feos, no valen nada, o no se les saca rendimiento, o hay que poner regadíos, a mí se me encoge un poquillo el estómago, qué queréis que os diga…

Aquí una cigüeña pasando frío, y un árbol tortuoso con nidos.
Al final salimos de los Llanos, y nos acercamos hacia Cabeza del Buey y Almorchón. Como vais a poder ver, había unas cuantas grullas en las dehesas. Las fotos no las tengo mejores, a lo mejor os pongo de mi hermano, que tiene mejor material. Ya veremos, más adelante.
Y saliendo de los llanos, este mundo se abría ante nuestros ojos. el Micromundo (liquenólogos y musgólogos, qué bonito es vuestro mundo, pero qué complicadas de determinar son las especies -para mí al menos-).

Rhizocarpon geographicum con ¿Caloplaca?, líquenes a la izquierda y Hedwigia ciliata, un musgo, a la derecha.

Parece ser que son Parmelia y Caloplaca carphinea, unos líquenes que viven sobre rocas.

Pasamos de largo por el castillo de Almorchón:

Y llegamos a Benquerencia de la Serena, pueblo muy bonito con paisajes espectaculares, y también ruinas de un antigo castillo. Estas son algunas fotos que tomé allí:

Y más de microflora (y el caso es que me suena; si hay algún briólogo en la sala…):

Unas Potiáceas…

De nuevo Caloplaca carphinea y otro muy bonito, de un amarillo azufre espectacular.
Subimos a las ruinas del castillo:

Vistas desde el castillo de la gran extensión de los Llanos de la Serena. Sólo un par más:

Comimos allí, en un bar restaurante, algo (daban tapas con la cerveza). Y ya salimos de allí, en dirección a Castuera. Allí, frente al Ayuntamiento, un palacete muy chulo y la iglesia, con su nido de cigüeñas encima, como está mandao:

Después callejeamos y vimos esta casona con su escudo sobre la puerta y una calle típica.

Salimos de allí y nos esperaba esta sorpresa en la rotonda de salida del pueblo:

Y seguimos, carretera y manta. Por las carreteras, antes de irse el sol, otra vez bonitos paisajes:

Llegamos a un “pueblecito” que por fuera parecía pequeñito, Campanario, pero oye, una vez dentro nos perdimos y no había forma de salir. Parecía una especie de maldición. Los lugareños intentaron ayudarnos y entonces salimos. Si es que no hay nada como preguntar…

Entonces fuimos por una carretera estropeada, atravesando unos paisajes muy peculiares que me recomendó Atanasio. Una zona cuarcítica, con los típicos “dientes de perro”, formaciones típicas de este tipo de rocas. Lástima que no hubiera luz. Sin embargo, cuando nos paramos junto a un puente, se abrió un poco el cielo y me dejó echar unas cuantas fotines, antes de hacerse noche cerrada:

En la foto anterior se aprecian los dientes de perro saliendo de la tierra, en el cuadrante de abajo a la derecha.

¿Adivináis quién se lo pasó mejor durante este día? Pues cuando los dejábamos salir porque si no espantaban a los pájaros… quién va a ser, Rufo y Martín el mastín. Por cierto, que eso era al aire libre, porque cuando volvimos a la casa, Rufo, ya anciano, veía peligrar unos derechos que ele eran otorgados desde antiguo, y Martín, que era un estropicio con patas aún sin mucha cabeza (bueno, volumen si tenía, lo que no tenía era capacidad para diferenciar el bien del mal, debido a su corta edad).

Bueno, espero no haberos desesperado demasiado con tanta foto. Queda otro día donde vimos más grullas, en Navalvilar de Pela, pero esa será otra historia… (Próximamente en sus pantallas).

Posted in aves, Badajoz, birdwatchers, cigüeña blanca, Extremadura, fauna, Feliz año, naturaleza, paisajes, pajareros | 11 Comments »

Viaje Pirineos: 4ª jornada (Pirineo Navarro-Selva de Irati(IV))

Posted by joselez en 20 noviembre 2009

Atención, atención… ¿quién ha dicho por ahí que el pesao de Josélez no iba a continuar su ilimitada serie de Los Pirineos, más larga que un día sin pan? Pues aquí continúa con la cuarta entrega, donde tres esforzados exploradores viajaron desde el Monte Aezcoa hasta las casas de Irati, donde las cosas que vieron les maravillaron, hasta llegar a la Reserva Integral de Lizardoia, uno de los mejores exponentes de bosque mixto de hayas y abetos, donde les cayó una de las tormentas más grandes que tuvo lugar en su vida, por lo que tuvieron que volver corriendo al coche, y aún así siguieron viendo prodigios de la naturaleza durante su vuelta…

Al levantarnos, ya estaba allí nuestro amigo el pinzón, para acompañarnos:

Cerca del área de acampada, unas hayas retorcidas, carboneadas quizá durante siglos, nos contemplaban como seres míticos:

Por allí vimos la hermosísima Colias crocea, y el envés de un helecho, con sus esporangios a punto de soltar las esporas:


Una labiada (quizá Lamium sp.) y las hojas de un haya (Fagus sylvatica)

Un sauco y un cartel anunciando donde estábamos nos hacían volver a la realidad ¡ya no volvíamos, nos íbamos a otro sitio a plantar las tiendas!:

Y partimos again en coche por esas carretericas de dios (y es que hay cada una por ahí…¡uf!)

Pasamos por pueblos muy bonitos, como Jaurrieta, Ezcaroz y Ochagavía:

Aquí (en Ochagavía) nos instalamos en el camping, que mirad qué pasarela de madera más curiosa tiene para poder acceder al mismo:

Bueno, entonces nos pusimos a subir a la sierra, hacia las Casas de Irati..

Hay que ver… tuvimos la suerte de ver un águila culebrera (Circaetus gallicus) cerniéndose contra el viento:

Y llegamos a una zona donde la vegetación era de alta montaña. No había árboles debido a la altura (sé que es una zona de perdiz nival, pero no la vimos). Lo que sí vimos fue el suelo tapizado de hierba, y salpicado de Merendera pyrenaica. A esta flor no hay que confundirla con el azafrán silvestre, ya que no es tan inofensiva como este último, sino que es tóxica (será por eso lo del nombre de Merendera, porque te da la merienda…jajaja)

Paso de Tapla, se le llama a esta zona:

Y después de muchas curvas, entrando ya al bosque de Irati, llegamos a las Casas de Irati, donde en la caseta de información nos anunciaban la presencia de pico dorsiblanco y un montón de especies de árboles…


Las fotos de la Rosalia alpina y el pico dorsibanco (Dendrocopos leucotus) no son mías, ¿eh?:

Y empezamos ya a adentrarnos en el bosque, a pesar de que ya se oían de vez en cuando unos truenos que quitaban el hipo…

Posible trabajo de pito negro en un árbol, helecho bonito (Adiantum nigrum?) y río Irati:

El paseo era escandalosamente bonito; en el interior del bosque, sin embargo, había muy poca luz. Flashes para el arce y esa bonita labiada (que no sé cuál es):


Paisajes botitos…

Cerca de un refugio, árboles junto al río y ejemplar de Malva moschata con mariposilla:

Nos acercábamos a la Reserva Integral de Lizardoia, donde mi hermano y yo vimos hace unos años una marta la mar de bien. Esta vez vimos un halcón abejero (Pernis apivorus) y mi hermana vio un tritón (Jooooo… ¡y yo no!). Rufo posando, y un ejemplar de Belladona (Atropa belladonna)… por cierto, sabíais que a pesar de ser bastante tóxica, algunas mujeres de la antiguedad la usaban para que se le vieran los ojos más negros (porque dilata las pupilas, signo evidente de interés o enamoramiento hacia otra persona), y así parecer más deseables y más receptivas al amor? qué cosas… pero de ahí viene su nombre, bella mujer.


Entre los claroscuros de las hayas, la cosa se estaba poniendo bastante oscura por arriba, así que nos teníamos que volver (amenazaba tormenta):

Aún así, todavía se iluminaban estos inmensos abetos (aunque no lo parezcan, algunos debían de tener más de 60 metros de altura):


Pero entonces ( y no será porque el cielo no lo había avisado ya repetidas veces) cayó el chaparrón previo al Juicio Final (lo digo por la forma de llover y tronar). Así que corrimos como alma que lleva el diablo (siempre he querido decir esto) hacia los coches.

No fue para tanto, lo del día anterior había sido mucho peor. Al poco tiempo de salir de allí en coche paró. Entonces, cuando aclaró, vimos claramente el bosque mixto hayedo-abetal, donde los árboles claros son hayas (Fagus sylvatica), los oscuros abetos (Abies alba). La foto de la derecha no llega a hacer justicia de lo bello que es el hayedo con la luz que había y todas las hojas brillantes de un verde intenso y claro, mojadas y reflejando las gotas de la lluvia recién caída. Era una pasada.

Y volvimos hacia atrás, viendo un alcotán (Falco subbuteo), y unos valles de un verde precioso:

Y entonces… oh, sorpresa! ¡Bisbitas arbóreos y alpinos! Nunca en mi vida los había visto, son chulísimos: la primera imagen es un joven de B. arbóreo (Anthus trivialis) y las otras dos del B.alpino (A. spinoletta):

No habían acabado aquí las sorpresas, pues nos esperaba un verderón serrano (Serinus citrinella) y otro bisbita arbóreo más cerca, aunque a la velocidad que se movía y la poca luz que había, de las tropecientas fotos que hice, sólo unas pocas se salvan:

Por último, unos paisajes con nubes, otra vez desde el paso de Tapla, y bajando hacia Ochagavía:

Curiosa formación ovejeril, fijáos en las marcas que dejan en la hierba…

Un bello crepúsculo o twilight (es que estoy aprendiendo inglés, todavía…) y unos ojazos deslumbrados por los faros del coche. ¿Adivináis de qué animal? ¡De Marta! Al final la vimos… Bieeeeen! Aunque no se vea bien en la foto, era una preciosa Martes martes, que escurrió el bulto antes de poder hacerle una foto decente…

Después de esto, una opípara cena en el pueblo de Jaurrieta, con chistorra o txistorra, etc., donde nos esperaban mis padres y demás familia, nos cerró un día memorable e inmejorable, a pesar de la tormenta. Claro que no sabíamos cómo iban a ser los días venideros…¡hasta la próxima entrega!

Posted in aves, naturaleza, Pirineos, plantas, vacaciones | Leave a Comment »

Jornada pajarera con Peter H. y Jan en Cabo de Gata (birdwatching en estado puro)

Posted by joselez en 3 noviembre 2009


.

Voy a empezar por el principio. Por si alguien no lo sabe, soy un apasionado de los pájaros, aunque no se me note. Y es que no soy de los que sale a menudo a verlos, no me voy siempre que puedo a anotar unos cuantos más para la lista, sino que salgo muy de vez en cuando, casi siempre voy con mi hermano.
Él sí qué es un entusiasta. Desde pequeños, cuando no sabían qué regalarnos a los dos gemelos, nos regalaban libros sobre naturaleza. Empezaron quizá, en la comunión, o quizá antes. Los primeros eran finitos, casi cuentos. Pero resulta que uno de los que más nos marcaron fue un librito verde, estrecho. Era nuestra primera guía seria. E iba sobre aves, era una guía de aves. Era una guía de bolsillo, y tenía una funda oscura (que ya está perdida) y unas tapas duras, verde oscuro. Recuerdo la emoción de ir buscando en las páginas las aves que avistábamos en nuestras excursiones.

El caso es que esta guía en cuestión nos descubrió un vívido mundo de pájaros y aves de intenso colorido y bello plumaje, así como una inmensa variedad de aspectos, cantos, comportamientos, posturas… que podían tener las aves de nuestros campos, decorados con exquisitos y sensacionales dibujos.

Teníamos como diez años, y el libro en cuestión era muy práctico para llevarlo al campo, ya que era pequeño y ligero, aunque como he dicho contenía información valiosísima para nosotros. Cada vez que salíamos con los scouts, en las excursiones, pero sobre todo en los campamentos de

Las Acebeas (Jaén)

verano a Jaén, nos llevábamos nuestra guía, que no nos defraudaba, a pesar de reflejar sobre todo una avifauna europea, que no estrictamente española. ¡Cómo disfrutábamos! Me acuerdo como si fuera ayer de ver con aquellos primeros prismáticos mi primer zorzal charlo, mis primeros trepadores azules, totovías, carboneros garrapinos, etc., etc.

Más tarde nos regalaron también otras guías de aves, como la de Bertel Bruun y Arthur Singer, que era ya una “pedazo” de guía, mucho más gorda y más completa. Pasaron los años, yo me fui a la Universidad, estudié Biología y empecé a trabajar. Una de las cosa en que más gusto me daba gastarme el dinero, era en guías. No sólo de aves, tengo un montón de guías de fósiles, minerales, rocas, mamíferos, insectos, invertebrados y muuuchas de plantas. Además, para el visu de la oposición necesitaba reconocer de un vistazo (de visu) todas esa cosas, por lo que seguí con el vicio. Seguramente haga algún post de las guías que tengo, puesto que, aunque no sea original (el gran Copépodo se me adelantó), da para una buena entrada, porque hay que ver la de material que acumula uno. Pero de momento, céntrate, hombre, que ibas a contar una cosa…

Bueno, estamos en el presente. Trabajo con hordas de seres vivos de mi misma especie (al menos aparentemente) a quienes importan tres pepinos la naturaleza y los seres vivos. Una de las cosas que me hace salirme de la rutina es irme entonces con mi hermano a ver pájaros, a pajarear. Así que, cuando mi hermano dice: ¿Nos vamos? No sólo es el perro el que se pone como loco a saltar con la correa en la boca, yo también (en sentido figurado, claro, no creo que debieráis imaginarme con una correa en la boca y saltando) me pongo muy contento. Y resulta que hace una semana me dice que ha quedado con alguien que conoció hace un tiempo en Almería, para ver pájaros. Y ¿con quién había quedado? Pues nada más y nada menos que con Peter Hayman, el autor del libro con el que comenzaron nuestras andanzas por la naturaleza.


Pajareros y varios libros de Peter Hayman

Ah, bueno, de mi hermano no he dicho nada, pero al igual que yo siempre estaba dibujando, y pintando, así que sus estudios siguieron por ese camino. Después de diversos encontronazos con la dura realidad de que no se puede vivir fácilmente de tus pinturas en Murcia, fue dando bandazos y actualmente dibuja y pinta (aves sobre todo) en diversas publicaciones para una institución muy seria y respetada de la región o comunidad del mismo nombre.


Una publicación y una imagen hecha por mi hermano de un azor (Accipiter gentilis)

Volvemos al fin de semana pasado. Yo le había dicho a mi hermano que por supuesto que sí, que no me lo perdía por nada del mundo, así que me fui el domingo pasado ocultándole a todo el mundo que tenía unas anginas que, sin ser aún de caballo (como me suelen dar), eran ya incipientes, y prometían bastante. Para el que no lo sepa, pasarse horas observando aves, con prismáticos o telescopio, además de no ser muy bueno para las cervicales, es malísimo si tienes la garganta delicada y estás en un sitio muy ventoso. Y se cumplieron las dos condiciones…


Esto es buenísimo, si tienes las cervicales hechas polvo…

Bueno, el caso es que el día fue fenomenal; el Peter este, aunque no tiene casi ni papa de español es muy gracioso, y aunque yo sé algo de inglés, lo que más ayudó fue que viniera acompañado de su vecino Jan, un hombre entusiasta donde los haya, respetuoso y una de esas personas que hace que todo el mundo se sienta cómodo, no sé si me entendéis. Mi hermano no sabe mucho inglés tampoco, así que entre Jan y yo solucionábamos algunos problemillas de interferencia en los mensajes (aquello parecía el juego del teléfono roto), aunque ya digo que Jan era el traductor oficial y que mis muchos años de escuela oficial de idiomas se quedan en mantillas con este hombre, que habla flamenco e inglés perfectamente, español un poco peor, pero tampoco demasiado mal.


Tres imágenes desde la desembocadura de la Rambla de las Amoladeras, y en Cabo de Gata: un gorrión común (Passer domesticus) y unas duchas en la playa.


El paseo de Cabo de Gata pueblo, y un cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) posado en un arbolillo en el centro de la imagen (si la ampliáis lo veréis mejor). Aspecto de las dunas con vegetación halófila.

Aunque la pareja de extranjeros y nosotros dos, éramos el centro de las miradas de los lugareños con caras de extrañeza en cabo de Gata.

El Centro de Visitantes de Las Amoladeras, ágaves o pitas para dar y regalar (creo que Agave sisalana), y un observatorio con telescopio en las Salinas de Cabo de Gata:

Una gaviota reidora (Larus ridibundus) y una Garceta común (Egretta garzetta) en las salinas:


Aquí tres de nosotros observando en las Salinas de Cabo de Gata…¿será un pájaro, un avión…? y hablando de lo que habíamos visto.

Lo más interesante para mí es que vimos, entre el Centro de información Rambla de las Amoladeras, las Salinas y el faro, un montón de aves, seguro que me dejo alguna:

Cogujada montesina (Galerida thecklae)
Terrera marismeña (Calandrella rufescens)
Verdecillos (Serinus serinus)
Pardelas cenicienta (Calonectris diomedea)
Alcatraces (Morus bassanus)
Cuervos (Corvus corax)
Flamencos (Phoenicopterus ruber)
Cigüeñuelas (Himantopus himantopus)
Correlimos menudo (Calidris minuta)
y común (Calidris alpina)
Archibebe claro (Tringa nebularia), A. común (Tringa totanus) y A. oscuro (T. erythropus)
Andaríos chico (Actitis hypoleucos)
Ostrero! (Haematopus ostralegus)
Avoceta (Recurvirostra avosetta)
Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)
Gaviota patiamarilla (Larus cachinnans)
Águila pescadora (Pandion haliaetus)
Águila culebrera (Circaetus gallicus)
etc…

Más fotos:


Acercándonos al Cabo de Palos, y un águila culebrera (Circaetus gallicus)


Una gaviota patiamarilla (Larus cachinnans) y las rocas donde se posaban, junto al faro.


Imágenes del faro de Cabo de Gata. Phoenicurus ochruros hembra (Colirrojo tizón)


Un belga, un inglés y un español. Otra gente, e imágenes del ocaso.


Imágenes desde la carretera. Las salinas y sus montones de sal, otra vez.


Flamencos (Phoenicopterus ruber) , un archibebe común (Tringa totanus) y una aguja colipinta? (Limosa lapponica). Aquí ya casi no había luz.

¡No vimos al famoso camachuelo trompetero, ni a la Alondra de Dupont! ¡snif! Pero lo pasamos estupendamente, con una gente muy maja. Eso sí, la faringitis galopante que me caracteriza en cada cambio de tiempo, hizo acto de aparición, pero valió la pena. Estar con un peso pesado de los ilustradores británicos y un crack en identificación fue una emocionante. En serio. Fue un día memorable…

Thank you, Peter and Jan!

Posted in aves, birdwatchers, Cabo de Gata, fauna, naturaleza, pajareros | Leave a Comment »

Viaje Pirineos (2ª jornada): Pirineo Navarro – Selva de Irati (II) y Pirineo francés

Posted by joselez en 30 agosto 2009

Amanecía en el Valle de Aezcoa, Irati. Solo muuuucho después nos fuimos a desayunar a un pequeño merendero, en el mismo área de acampada.

(Aviso: este post me ha salido extraordinariamente largo, así que…¡vosotros mismos! aún así no he incluído ni la tercera parte del material que traje de este día, y es que soy un poco “exagerao”…)

En las mesas apareció nuestra primera sorpresa, un acompañante, aunque no se acercó demasiado tiempo (era un poco tímido). Se dice que es el paseriforme más abundante de Europa, el pinzón vulgar (Fringilla coelebs).


Me pasó como con el acentor común en Aïguestortes, que lo tenía tan cerca y se movía tan rápido, que casi no lo pude pillar. Las fotos se las hice cuando ya se había alejado.

Al rato nos fuimos hacia Francia… paisajes bonitos y pintorescos.

Atravesamos montañas, bosques y pueblos antes de llegar a Roncesvalles


¡Perdón por los reflejos!Estas fotos están tomadas desde el coche y se ven los reflejos del parabrisas.

Más allá de Roncesvalles u Orreaga, que forma parte del Camino de Santiago proveniente de Francia, seguimos hasta un collado que tenía el llamado mirador de Ibañeta, es un sitio ideal para ver aves en migración; allí hay una caseta, el Centro de migración de aves Roncesvalles- Orreaga llevada por los de la Asociación Gurelur, que se encargan de hacer conteos y llevar los datos de las aves que pasan por allí, sobre todo rapaces, y también hay una ermita, la llamada ermita de San Salvador:



Aquí estaba el Centro de Migración de Aves, donde estos apacibles viejecitos tomaban el sol mientras leían el periódico ¡qué paz se respiraba aquí!.


Por aquí estuvimos intentando observar rapaces, pero se conoce que eran malas fechas o mal día, porque no vimos ná de ná.


El insecto que hay encima de la milenrama es un Urophora hembra (atención al ovopositor)… y a la derecha una milenrama (Achillea millefolium), ya sola, sin el bicharraco inmundo bichito.

Y aquí empezamos la bajada por una carretera infernal de curvas y de pendiente, que se atrevían a subir muchos ciclistas, con un paisaje alucinante a ambos lados: un hayedo casi ininterrumpido, que forma parte de la Selva de Irati.

El Bosque o Selva de Irati es un bosque repartido entre el norte de Navarra (España) y el país vasco francés. Se trata de la mayor masa forestal de Navarra y uno de los mayores y mejor conservados bosques de haya y abeto de toda Europa, con zonas nunca explotadas y que conservan el bosque primitivo, estando solo éstas protegidas como Reserva Natural o Reserva Integral (¡por alguna pasamos, ya veréis!).


¡Qué rabia qué se vean tanto los reflejos! Era una carretera con unos paisajes im-presionantes…

A mí me alucinaban estas vistas, estos verdes increíbles, intensos, en espacios enormes, interminables…


Y llegamos a Valcarlos, (foto anterior a la derecha), donde nos zampamos además del café de rigor, un croissant increíble ¡que sabía a mantequilla de verdad! Muy recomendable…
Y poco más allá llegamos a Francia.


Aquí ya vemos las limitaciones de velocidad, un poco distintas de las españolas. En la foto de al lado, un galimatías, una mezcla de nombres en francés y vasco, a veces el francés “vascalizado” y el vasco “francelizado”. Y es que por aquí cada sitio tiene su equivalente en francés y vasco, aparte del castellano, claro, que no aparecía.

Al poco, llegamos a un pueblecito llamado “San Juan- pie- de- puerto” (de montaña, se entiende), en francés queda mucho mejor, Saint-Jean-pied-du-port. Donibane Garazi, en vasco. Es un precioso y fortificado pueblecillo medieval, que forma parte del camino de Santiago francés. Aquí unas imágenes, vais a ver qué bonito es:



Vistas a un lado y al otro sobre el río Nive, con el puente románico en la primera:



Estas últimas, hechas desde el puente románico.

Después de andar un poco, se entra por una puerta u otra a la zona medieval,


Ah, si veis una especie de fantasmas en las fotos no llaméis a esedelatele, es que estoy protegiendo la intimidad de unas personas… (las he emborronado un poco, jeje).

Por una callejuela que se dirige subiendo hacia la ciudadela fortificada, repleta a ambos lados de tiendecillas, comercios y casas con solera, seguimos hacia lo más alto del pueblo… ¡qué rincones!


Como véis, ya a la subida se podían ver escenarios muy bonitos.

Esta ciudadela parecía un lugar apropiado para rodar películas bélicas o, si eres un niño, para corretear y jugar a los soldados o a la guerra…(aunque soy antibelicista, daban ganas).


Y para que veáis que aquí había mucha vida, os enseño varias plantas: los helechos Asplenium trichomanes, Asplenium scolopendrium -antes Phyllitis scolopendrium-, y Cymbalaria muralis, una delicada planta adaptada a vivir en los muros.

Y más plantas, una Hipericácea o Gutífera, Hypericum androsaemum:


Un haya (Fagus sylvatica), y la cáscara de su fruto, el hayuco:

Esto de aquí arriba son hortensias (Hydrangea macrophylla), para quien no lo sepa. Resulta que esta planta, que viene de Japón, necesita mucha agua (de ahí su nombre en latín), y un agua y una tierra más bien ácidas. Tiene unas aparatosas cabezuelas florales que van del rosa fuerte al azul intenso. Los jardineros juegan con la acidez del suelo y los abonos para así conseguir el tono deseado. Así, el pH deberá ser ácido para los azules, y las flores serán rosas con pHs alcalinos (como con el carbonato sódico, la cal).


Como véis, aquí Heidi estaría en su salsa… ¡todo verde! (yo no sé si había visto alguna vez un verde tan…verde) ¡Superverde!

Más paisajes bonitos y… ¡oh, surprise gorda! En una curva del camino nos esperaba esta bonita rapaz, ¡un halcón abejero (Pernis apivorus)! Yo nunca había visto uno posado, fue una suerte que además nos dejara hacer unas fotines… aunque el fondo no es muy bueno me encantó tener esta oportunidad.

Aquí vais a ver un recodo del camino y un diente de león:

Un detalle de la fronde de un helecho (lo que vulgarmente se llama hoja) y de sus pínnulas (lo que vulgarmente se llaman hojitas) a la izquierda, a la derecha Blechnum spicant:



Un bichito muy simpático, parecía que estaba de puntillas, posiblemente Attelabus nittens o similar … hasta que no se demuestre lo contrario. Al lado, la flor de una zarzamora, zarza, selva… Rubus sp.


Nuevos fantasmas por el camino… (sí, ya sé que no soy el rey del Photoshop, pero es lo que hay).

Aquí una vaca nos amenazaba desde un prado lejano, y si no… ¡mirad la foto de al lado! ¿qué no os da miedo? Madre mía, si no paraba de mugir, yopamí que quería mordernos…si llegamos a estar a tiro, no sé yo si estaría aquí contándolo.



Un burrito tímido…daba un poco de lástima, daba la impresión de haber sido apaleado, y más estampas bucólicas…


Aquí un tojo (Ulex sp., integrante típico de setos en las landas atlánticas), y una compuesta (Senecio ¿jacobaea, lineatus…?). El bichejo que se está alimentando de ella parece un sírfido, quizá Sphaerophoria sp.

Todavía eran las 17:26 y fijaos si habíamos visto cosas…


De vuelta a Navarra, más paisajes carreteriles bucólico-pastoriles…


Esto era una curva de la carretera donde estaban esas hayas, tan chulas. Desde el interior del hayedo no se aprecia la sombra que hay en el interior, es un bosque muy umbroso.


También vi ese bicho gordo y feote (almas sensibles, absténganse de pinchar para agrandar la foto). Creo qué es un Ephippiger ephippiger (grillo de matorral, chicharra).


Esta foto grande es del interior del hayedo, que me encanta.

Seguimos (volvíamos por el mismo camino), y pasamos otra vez por Roncesvalles, dejando atrás bonitos pueblos como Burguete, Garralda…



Fijaos: si picáis en la última foto a la izquierda, al fondo de esos robles que flanquean la carretera estaba el pueblo de Garralda, con su iglesia puntiaguda.

…y así llegamos a Orbaitzeta, y a la antigua Real Fábrica de Armas de Orbaitzeta. Echad un vistazo aquí y aquí, por ejemplo, que tiene su interés e historia. Y seguimos nuestro camino…


Foto: José A. Perales, Fábrica de Armas de Orbaitzeta.


Estas fotos, si no estoy mal informado, están realizadas en el collado de Azpegui (1.050m) —tiene un cromlech y un dolmen —. No sé si se puede apreciar el dolmen, yo sólo veo el cromlech (y no, no es la pareja).


Dos fotos con ligeras variaciones de luz, pero es que allí variaba muy rápido. Efectivamente, si alguien lo estaba pensando, esos puntos blancos son vacas.

Más allá se abría un impresionante paisaje de cumbres, para despedir el día (aguantad un poco más, si podéis):



Unas vistas al vacío (no recuerdo como se llamaban estos montes), y en esto estábamos, obnubilados por la belleza del lugar, cuando de repente se levantaron un grupo de unos 15 a 20 milanos negros, que como no se veían porque estaban en la sombra, no han salido bien en las fotos del grupo, que era espectacular. Pero bueno, aquí os pongo alguno suelto (gracias a mi zoom).

Con las últimas luces, se despidieron esas últimas vaquiñas y el caballo correspondiente, que no nos dejaba irnos a acostar… y los hayedos nos decían adiós con sus verdes más bonitos, para desearnos suerte en próximas jornadas…

Sé que han sido demasiadas muchas fotos, al/a la que haya llegado al final le invitaré a unas cañas. ¡Hasta la próxima!

P.D.: Muchismas gracias a los que me han ayudado a poner nombre a algunas plantas y animales: El Naturalista (http://www.naturalista12.blogspot.com/) y Fcº Javier Barbadillo (http://enelultimorincon.blogspot.com/).

Posted in aves, fauna, flora, flores, naturaleza, paisajes, Pirineos, plantas, Saint-Jean-pied-du-port, viajes | 25 Comments »

Colirrojo Tizón (Phoenicurus ochruros). Familia TURDIDAE

Posted by joselez en 20 agosto 2009

Monográfico Colirrojo tizón:

Aquí tenéis unas fotos de uno de mis pájaros preferidos, de un macho precioso. Están hechas en el pueblo de Ansó, este verano (Pirineo de Huesca). Perdonad si hay alguna movida, quemada y demás, pero así me salieron y así quería enseñároslas. Ojalá os gusten al menos tanto como a mí.


Posted in aves, Colirrojo tizón, fauna, naturaleza, Phoenicurus ochrurus, Pirineos | 32 Comments »

Cigüeñas blancas (Ciconia ciconia)

Posted by joselez en 24 julio 2009

Estas fotos son de mi viaje a Extremadura:



Estas en Trujillo:



Paseando por el campo… ella, y yo también.

Estas son del entorno y del Paraje Natural o Monumento Natural de Los Barruecos.




Bonitas, ¿eh? a mí me encantan. ¿Por qué las tenemos tan consentidas y nos caen tan bien?

Posted in aves, Ciconia ciconia, cigüeña blanca, cigüeñas, Extremadura, fauna, naturaleza | 11 Comments »

Magnífico Críalo

Posted by joselez en 28 junio 2009

Debido al gran nº de comentarios recibidos (bueno, tampoco han sido tantos) acerca de lo chulo que está el críalo de un post anterior (el de Extremadura), me he decidido a desempolvar sus otras fotos para que todo el mundo pueda disfrutarlas, igual que las disfruto yo. Esta diría yo que es la mejor:

En mi viaje a Extremadura, pude comprobar que los críalos son muy esquivos: además de no haberlos visto nunca bien hasta ese momento, aluciné porque son realmente chulos de cerca, y muy característicos en sus furtivos movimientos.
Íbamos por un camino de tierra (como una pista forestal), por los interminables campos de Cáceres, cuando vimos una parejilla de aves medianas, parecidas a urracas o rabilargos, bastante oscuras por encima y claras por debajo. Eran críalos (Clamator glandarius), su nombre en latín hace alusión al ruidaco que hacen para comunicarse entre ellas. Parecen cotorras. Tienen varios reclamos, el más usual es matraqueante, pero también parecen a veces una rapaz.


Aquí hay escondido uno de ellos, tras las ramas de una retama.
Los críalos en realidad son de la familia de los cucos, Cuculidae, y son aves parásitas. Para el que no lo sepa, los cucúlidos se muestran muy cautelosos cuando llega la hora de poner los huevos. Pueden pasarse horas observando sus incautos “padres adoptivos”. En este caso concreto, el críalo parasita córvidos (cornejas, urracas, rabilargos…), poniendo huevos en los nidos con puesta (se llevan los que no interesan, para que cuadren los números y no “cante” mucho), que posteriormente criarán los padres adoptivos.
Las hembras ponen uno o más huevos y , a diferencia del cuco (Cuculus canorus), donde el tiempo de incubación es más corto que los huéspedes y sale antes el polluelo parásito, lo que facilita que el polluelo
asesine a sus hermanos, tirando los huevos o polluelos hacia fuera del nido, donde tendrán una muerte segura, el críalo no tira a sus hermanos del nido, pero la hembra al poner los huevos, puede picar estos.


Fue muy difícil sacar unas fotos buenas. De entre las muchas “echadas”, he elegido estas que quiero compartir, porque me han hecho conocer más cómo son, qué posturas adoptan, aunque los haya visto muchas veces en las guías. Me gustan mucho las fotos en las que están en vuelo (qué pena, sólo hay dos), y cuando estiran el cuello y erizan la moña.



Y aquí os dejo estas últimas fotos y el vídeo al final, en el que se zampó el tío un montón de orugas peludas en un momentico… espero que os gusten.

Aquí tenéis una buena página para informaros, si queréis profundizar. Y esto está genial para distinguir los plumajes
Aquí va el vídeo, que yo creía en alta definición, pero que se ve de pena:

Posted in aves, Cáceres, Clamator glandarius, críalo, Extremadura, fauna, naturaleza | 4 Comments »

Magnífico Críalo

Posted by joselez en 28 junio 2009

Debido al gran nº de comentarios recibidos (bueno, tampoco han sido tantos) acerca de lo chulo que está el críalo de un post anterior (el de Extremadura), me he decidido a desempolvar sus otras fotos para que todo el mundo pueda disfrutarlas, igual que las disfruto yo. Esta diría yo que es la mejor:

En mi viaje a Extremadura, pude comprobar que los críalos son muy esquivos: además de no haberlos visto nunca bien hasta ese momento, aluciné porque son realmente chulos de cerca, y muy característicos en sus furtivos movimientos.
Íbamos por un camino de tierra (como una pista forestal), por los interminables campos de Cáceres, cuando vimos una parejilla de aves medianas, parecidas a urracas o rabilargos, bastante oscuras por encima y claras por debajo. Eran críalos (Clamator glandarius), su nombre en latín hace alusión al ruidaco que hacen para comunicarse entre ellas. Parecen cotorras. Tienen varios reclamos, el más usual es matraqueante, pero también parecen a veces una rapaz.


Aquí hay escondido uno de ellos, tras las ramas de una retama.
Los críalos en realidad son de la familia de los cucos, Cuculidae, y son aves parásitas. Para el que no lo sepa, los cucúlidos se muestran muy cautelosos cuando llega la hora de poner los huevos. Pueden pasarse horas observando sus incautos “padres adoptivos”. En este caso concreto, el críalo parasita córvidos (cornejas, urracas, rabilargos…), poniendo huevos en los nidos con puesta (se llevan los que no interesan, para que cuadren los números y no “cante” mucho), que posteriormente criarán los padres adoptivos.
Las hembras ponen uno o más huevos y , a diferencia del cuco (Cuculus canorus), donde el tiempo de incubación es más corto que los huéspedes y sale antes el polluelo parásito, lo que facilita que el polluelo
asesine a sus hermanos, tirando los huevos o polluelos hacia fuera del nido, donde tendrán una muerte segura, el críalo no tira a sus hermanos del nido, pero la hembra al poner los huevos, puede picar estos.


Fue muy difícil sacar unas fotos buenas. De entre las muchas “echadas”, he elegido estas que quiero compartir, porque me han hecho conocer más cómo son, qué posturas adoptan, aunque los haya visto muchas veces en las guías. Me gustan mucho las fotos en las que están en vuelo (qué pena, sólo hay dos), y cuando estiran el cuello y erizan la moña.



Y aquí os dejo estas últimas fotos y el vídeo al final, en el que se zampó el tío un montón de orugas peludas en un momentico… espero que os gusten.

Aquí tenéis una buena página para informaros, si queréis profundizar. Y esto está genial para distinguir los plumajes
Aquí va el vídeo, que yo creía en alta definición, pero que se ve de pena:

Posted in aves, Clamator glandarius, críalo, Extremadura, naturaleza | 2 Comments »

Monfragüe y Extremadura

Posted by joselez en 8 mayo 2009

TOOODO era muy bonito:

Aquí, llegando a Extremadura:

Lo primero que vimos fue Trujillo, luego fuimos a los Llanos de Cáceres, posteriormente a Monfragüe, luego al Valle del Jerte y terminamos por la Sierra de San Pedro.
La Plaza de la Ciudad de Trujillo, muy bonita…

Cernícalos primillas, buitres negros y leonados, cigüeñas, grajillas, aviones roqueros, milanos reales, milanos negros sobrevolando Trujillo ¡increíble!
Algunas fotos de la ciudad y de su fauna asociada:

Lo siguiente fueron los Llanos de Cáceres, muy llanos y una extensión enorme y despoblada, ideal para muchos bichejos.
Vimos en Los Llanos calandrias, cogujadas, miles de trigueros, buitres negros, Aguilucho pálido, perdices, gorriones morunos y … ¡críalos! Era la 1ª vez que veía uno, y allí estaban los dos, la madre y el hijo del año anterior, agazapados dentro de una retama, al lado de la carretera. Muy esquivos, al final se dejaron ver un poco y pudimos echarle alguna foto no demasiado buena. En fin, un gustazo.

Críalo (Clamator glandarius)


Triguero (Emberiza calandra) y Cogujada común (Galerida cristata) en los Llanos de Cáceres


Búho real (Bubo bubo), en el famoso Salto del Gitano ¡lo vimos!


Esto es
un pedazo de buitre negro (Aegypius monachus), en los Llanos de Cáceres.

Y aquí un alimoche (Neophron percnopterus)
Rabilargos (Cyanopica cyanus), son una especie muy bonita, muchas veces parasitados por los críalos. Estaban en el camping y eran adorables, hasta que… amaneció. Una algarabía, una serie de ruidos atribuíbles a muchas aves distintas: rapaces, córvidos, fringílidos y desconocidas rompía cada mañana nuestro plácido sueño. Parecía además, que el ruido viniese de la misma tienda, tal era el volumen de aquel vociferío. Y resulta que provenía de mis antaño adorados rabilargos ¡qué cosa más follonera, por dos!

Las dehesas son zonas de bosque mediterráneo donde se ha eliminado el estrato herbáceo con el propósito de alimentar ganado, a veces toros y vacas bravas, otras cerdo ibérico, etc. Esta forma de recurso natural está muy generalizada no solo en extremadura, también en provincias como las de Andalucía, Toledo, Madrid, Salamanca y Ciudad Real.
Hay muchos estudios que hablan de la elevada biodiversidad de estos ecosistemas antrópicos, de los pocos ejemplos armónicos y respetuosos con el entorno y los seres vivos autóctonos.

Dehesas había por todos sitios, preciosas como esta. Esto es lo que veíamos en el camping, al despertar.
¡Una gozada!

Aquí un buen ejemplar de alcornoque (Quercus suber)

Esta rapaz que se aleja es nada menos que un Elanio azul!!! (Elanus caeruleus). Nos quedamos fritos cuando lo vimos. Es alucinante, una pena la foto, pero ya estaba lejos.

Trepador azul (Sitta europaea), de culillo. Le tengo un cariño especial a este ave, junto con el agateador común y otras, desde que la descubrí de niño en mis paseos por Las Acebeas (léase sitio donde abundan los acebos o “Acebedas”), un enclave alucinante de Jaén donde hacíamos campamentos los “bollycaos” y donde se despertó en mí la pasión por la naturaleza.

Ejemplar de cerezo recién florido, resulta que empezaba la floración de los cerezos (Prunus avium) en el Valle del Jerte y no lo sabíamos (era la fiesta de floración del cerezo o algo así). Después de ver unos cuantos cuajadicos de flores como este, optamos por irnos a un sitio más tranquilo, ya que al ser el puente de San José aquello parecí una romería…

Un Geranium lucidum

Una zona del Valle del Tiétar, con una luz especial… y una pobre garduña (Martes foina) atropellada. Estaba gordita, no sabemos si embarazada (además), pobriña.

Torreón chulo, lleno hasta las trancas de nidos de cigüeña…

Jazmín silvestre (Jasminum fruticans)

El anuncio de Norit andante… allí estaba.


Una Linaria (Linaria amethystea, parece ser)

Esta planta tan llamativa es Astragalus lusitanicus o Erophaca baetica, los botánicos no sé si se han puesto de acuerdo… esta planta tiene una distribución muy especial, pues que yo sepa está aquí y en los alrededores de Tallante, una zona cercana a Cartagena (Murcia). Bueno, ya la he visto en flor (al fin)…Una buena muestra de bosque mediterráneo en lo más escondido de Extremadura ¡Vimos nidos de buitre negro!

Aquí gorriones morunos(Passer hispaniolensis), que estaban en grandes bandadas, por los extensos campos de los Llanos de Cáceres.

Bonito atardecer desde El Salto del Gitano. La siguiente la hice un poco antes, pero tampoco había mucha más luz. Me gusta el reflejo del agua, que es bastante irreal, aunque la foto esté bastante quemada.

Un “peaso” de (vaya, otra vez cambiando nombres… estos taxónomos no paran nunca) antiguamente Lacerta lepida, ahora Timon lepidus o Lagarto ocelado.

Unos bonitos ejemplares de Narcissus del grupo bulbocodium.

Y una foto chula de una Silene (parecida a la colorata, pero hay tantas… me gustaría que alguien me dijera cuál es, pero es dfícil, sobre todo tan cerrada). Me gustaron mucho sus pétalos enrrollados.

Esto creo que es Ornithogalum. Perdonad mi ignorancia, pero no sé si será el narbonense, que es el que hay me suena de Murcia…

Lavandula pedunculata (Cantueso)



En esta dehesa de alcornocales -me enteré después- hay pito menor. Madre mía, si lo llego a saber, me quedo allí toda la tarde, ya que no nos quedó casi ningun ave por ver (yo nunca había visto picogordos -gracias, hermano-, ni buitres negros, ni calandrias, ni críalos, y hacía mucho tiempo que no veía alimoches, golondrina dáurica, roquero solitario -que para el profano, el nombre parece de coña-, búho real, buitre leonado, águilucho cenizo, milano negro y real, cigüeña blanca y negra, etc.,

Y aquí dos de las especies protagonistas:La cigüeña blanca (Ciconia ciconia)…


…y la cigüeña negra (Ciconia nigra)

Estos nidos tan espectaculares están en el Paraje Natural de Los Barruecos, una zona granítica, pero de esas zonas que tienen algo “mágico”, como la Ciudad Encantada, o los Callejones de Las Majadas. Lo que está encima de las rocas son los nidos de cigüeña blanca.

Y aquí unos buitres leonados y una buena puesta de sol desde el camping:

¡¡¡Hasta la próxima, Extremadura, disfruté muchísimo…!!!

Posted in aves, Cáceres, Extremadura, fauna, flora, flores, naturaleza, plantas, viajes | 8 Comments »